A Coruña abre una nueva clínica odontológica

A Coruña abre una nueva clínica odontológica

Ha sido A Coruña la ciudad donde se ha abierto la veda en cuanto a la solidaridad aplicada al sector odontológico. ¿Han escuchado o leído alguna vez sobre iniciativas que prestan ayuda, de forma gratuita y sin ánimo de lucro a todas aquellas y aquellos que lo necesiten? Si es así, lo único que deben hacer es trasladar la idea a una clínica odontológica, que se hará cargo de todos aquellos que quieran ser pacientes, con un único requisito: deben venir del albergue de transeúntes Padre Rubinos, un centro que no sólo es un albergue, sino que cumple también la función de asilo para personas de la tercera edad y una guardería para los más pequeños.

Esta iniciativa ha tenido su origen en las manos del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de A Coruña, que ha sido quienes han inaugurado la clínica social, ya explicado anteriormente, destinada a las personas que están en peligro de exclusión, intentando que todas y todos ellos puedan tener unos servicios dignos a pesar de la falta del valor monetario.

Por otra parte el proyecto ha sido muy bien bienvenido por parte del sector público de A Coruña. El Ayuntamiento ha colaborado de manera económica para prestar ayuda en la financiación de la clínica. Como ha explicado el alcalde, Xulio Ferreiro, están de lo más agradecidos por la idea de la clínica odontológica, y es que según sus declaraciones, se trabaja para evitar que las personas estén en un momento de vulnerabilidad.

El peluquero altruista, siempre con las tijeras en la mano

Sí, estamos hablando de Erick Alfredo Piña Hernández, un hombre que argumenta que su pasión por la peluquería es tan grande y vocacional, que decidió llevar a cabo su propia peluquería en mitad de la calle pública en un momento de máxima abnegación, cortando el pelo a una persona sin hogar y llamando la atención de todo el que pasaba por su lado.

El afortunado indigente fue sorprendido por Erick, al que al ver que se dirigía a él, le enseñó una biblia y le dirigió unas bonitas palabras. De esta forma, Erick tomó la iniciativa y le ofreció un corte de pelo sin ningún tipo de coste, de forma generosa. Fue un encuentro casual y que no estaba planeado, pero Erick sintió que debía ayudar a ese hombre debido a que su apariencia no la consideraba de lo más perfecta.

El “peluquero altruista” siempre lleva consigo varias brochas, tijeras, cremas y desinfectantes para que todos sus clientes consigan el mejor look posible, esté donde esté. Además tiene una página de Facebook para que cualquiera pueda contactar con él y contratar sus servicios. Por el momento está sin trabajo y se dedica a cortar el cabello a sus amigos y conocidos para conseguir un poco de dinero y llegar a fin de mes, pero está en busca de conseguirlo y tener una vida más asegurada. Y tú, ¿te atreverías a que te cortaran el cabello en mitad de la calle?

асусблаговещенскийmalaysian social escortсамые бесшумные летние шиныbinary