Cómo afecta la impotencia sexual a la pareja

Cómo afecta la impotencia sexual a la pareja

Mal que te pese como varón, el vigor sexual se asocia con la masculinidad y, por ende, su otra cara, la disfunción eréctil, tarde o temprano, termina afectando la autoestima de quien la padece (o sea, tú). Y entérate: eso no es todo. El conflicto va mucho más allá. Tu mala o baja performance en la intimidad puede generar trastornos en las relaciones sexuales que no solo dejen insatisfecha a tu pareja, sino que, con el paso del tiempo, puede que menoscaben la confianza que tienes en ti mismo.

Pero no desesperar. Justamente porque la impotencia sexual acarrea tantas dificultades asociadas es porque resulta fundamental que consultes a un especialista en el tema para tratar esta disfunción lo antes posible, de modo que el aprieto no pase a mayores, malogrando el vínculo sentimental y poniendo fin a tu relación.

¿Cómo afecta la disfunción eréctil a la pareja?

Es un error pensar que lo que te pasa en la cama es solo tu problema. Tu pareja sufre, igual que tú, las consecuencias del trastorno, aunque ambos intentéis, por todos los medios posibles, simularlo. ¿Por qué? En primer lugar, porque cuando adviertes que tu potencia sexual disminuye, te sientes inseguro. Esto hace que te vuelvas más torpe en la cama o más temeroso a la hora del placer. Tu partenaire en la intimidad pronto empieza a notar que la vida sexual ha cambiado y que ya no puede disfrutar del sexo como lo hacía antes.

En segundo término, es común que, como pareja, en vez de hacerle frente al problema tendáis a evitarlo. Grave error. La baja en la frecuencia de tus relaciones sexuales no hará más que agravar el problema. Cuanto menos sexo tengáis, más temor te generará el hecho de afrontar situaciones de intimidad en la cama. Es decir, en vez de aliviar el síntoma, lograrás que, con los días, se haga más evidente. Como una bola de nieve cada vez más enorme e incontrolable.

Y, en tercer lugar, si sufres de impotencia sexual, notarás que te tornarás más condescendiente con tu pareja, a la que intentarás proporcionar, por otros métodos, el placer que, con la penetración, a veces no puedes brindarle. Por este motivo, dejarás de disfrutar de la intimidad y tenderás a evadirla.

Entonces, ¿qué hacer?

De ahí la importancia de que consultes a tiempo, antes de que tu pareja se torne insalvable. Debes saberlo: la impotencia sexual, por causas orgánicas, psicológicas o mixtas, puede tratarse de diversas maneras. Dejar pasar el tiempo no solo aleja la solución, sino que empeora las causas de tu problema. Por eso, solicitar asesoramiento sobre cómo manejarse ante la disfunción eréctil es fundamental. Tanto para ti como para tu pareja. ¿Por qué? Conscientes del problema, ambos requeriréis nuevos recursos para emprender una nueva vida sexual que incluya el trastorno, sin que esto avance en desmedro de la pareja.

Deja ya de esconder el tema entre las sábanas. Afrontarlo es el mejor camino. ¡No lo pienses más y pide ayuda! ¡A por ello!

No Comments

Post a Comment