¿Cómo gestionar el tiempo de forma eficiente?

¿Cómo gestionar el tiempo de forma eficiente?

El tiempo es hoy por hoy un bien muy preciado, pero la sensación que tienen muchos trabajadores es que este es escaso. Con frecuencia el trabajo se acumula debido a imprevistos, a la incorporación de nuevos proyectos o a dificultades que vamos encontrando en el desarrollo de nuestra labor.

Pero, también muchas veces nos falta tiempo porque nuestra organización es deficiente. Por esta razón es fundamental una buena gestión del tiempo, que evite ese tipo de situaciones que solo generan estrés y ansiedad y que tienen consecuencias nefastas para la productividad.

¿Cómo se puede aprovechar mejor el tiempo en el trabajo?

Mejorar la organización del tiempo es cuestión tan solo de seguir una serie de pautas, las cuales harán nuestra gestión mucho más eficaz.

Analízate

Lo primero que debemos hacer a la hora de organizar nuestro es tiempo es pararnos a pensar y examinar aquellas conductas y hábitos que hacen no solo que perdamos buena parte de nuestro tiempo, sino que convierten también su planificación en caótica. Estos deben ser eliminados de raíz, aunque nos cueste, pues de ello depende en buena parte nuestra eficiencia.

Planifica a nivel global

El departamento de Recursos Humanos tiene un papel fundamental en la gestión del tiempo. Es habitual en cualquier tipo de negocio el abuso de reuniones, la planificación de estas mismas a destiempo o el exceso de comunicaciones innecesarias. Esto es algo de lo que debe encargarse este departamento.

Hoy existen multitud de herramientas para gestionar y planificar el tiempo de trabajo. Así, si recogemos toda la información sobre nuestros empleados, será más sencillo organizar reuniones o dar unos protocolos para que la organización global de la empresa no sea un obstáculo en la gestión del tiempo individual del trabajador.

Organízate

La organización es clave para la gestión de tiempo, pues garantiza que este no sea perdido en tareas insustanciales. Para ello, una buena estrategia es hacer una lista de tareas tanto mensuales como diarias a realizar. Es esencial que estas sean realistas y que los objetivos marcados puedan cumplirse.

Céntrate

Debemos evitar por todos los medios intentar atender más de una tarea a la misma vez. Esto es algo que acaba repercutiendo negativamente en la productividad, por lo que es mucho mejor centrarse en una sola tarea y una vez terminada continuar con la siguiente.

Ordena tu lugar de trabajo

El desorden es uno de los principales enemigos de la gestión eficaz del tiempo. Es muy habitual perder una eternidad buscando una documentación que no sabemos dónde la hemos guardado o tratando de encontrar una herramienta que necesitamos. El orden en la oficina y en el material del trabajo es por lo tanto fundamental en este sentido.

Aléjate de los ladrones de tiempo

El teléfono, el correo electrónico o las redes sociales son verdaderos ladrones de tiempo. Lo que podría ser un simple aviso se convierte una charla interminable o una simple consulta al correo acaba en una hora navegando por Internet.

Así, es clave alejarse de las distracciones. Para ello existen bloqueos permanentes y temporales que nos permiten apagar ciertas funciones de nuestros dispositivos con el fin de que no nos molesten mientras estamos trabajando.

No Comments

Post a Comment