Consejos para tintarse el pelo correctamente

Consejos para tintarse el pelo correctamente

Teñirse el pelo siempre es una aventura, ya sea porque vas a probar con un color nuevo y no sabes si te favorecerá o porque vas a teñirte en casa y no eres profesional.

Si nunca te has atrevido a tintarte el cabello en casa y estás pensado en hacerlo, sigue estos pequeños consejos que te harán tener un gran resultado.

Para empezar, tienes que evitar lavarte el pelo durante un par de días antes de realizar el cambio de look, porque no es un mito eso de tener el cabello un poco "sucio" antes del tinte, esto es así debido a que los champús y otros productos de cuidado capilar contienen agentes químicos que harán que el tinte no se quede bien y se vaya más rápido.

Siempre que vayas a probar con un color nuevo, haz una prueba en un pequeño mechón que no se vea.

El día que por fin vayas a teñirte, es importante que elijas un color con el que vayas a sentirte cómoda y no intentes hacer ningún cambio drástico, porque no va a dar el resultado que esperas. Por ejemplo, si tienes el cabello oscuro y quieres pasar a ser rubia, es mejor escoger un color más claro que el tuyo, como el tinte rubio oscuro de Novavis, pero no un rubio platino, porque no te dará el resultado que deseas, es más, puede que incluso tengas que pasar por la peluquería a arreglar el estropicio.

¡Que no falten las toallas!

Una vez tengas el día y el color elegidos, toca prepararse para el momento clave, así que ponte ropa vieja y reúne un par de toallas que no te importe manchar, y vaselina o crema hidratante. Una de las toallas colócatela sobre los hombros, a modo de capa, y sujétala con una pinza para el pelo. Tras tenerla bien sujeta, coge la vaselina o la crema, y bien con tus dedos o con un algodón, repásate las zonas de piel donde empieza el cabello, ya sabes, la frente, las orejas y la nuca son las partes más importantes.

Tras la preparación acabada, toca empezar con lo divertido. Llega la hora de poner el tinte en su sitio. Para una mejor cobertura, divide el cabello en cuatro partes, porque si te lo haces sola, te resultará más fácil. Empieza a aplicar el tinte a partir de las raíces, ya que normalmente son la parte menos dañada del cabello y así estarán más tiempo expuestas al producto. Así es, otro mito que vemos, y que esta vez sí se cumple, el cabello dañado admite mejor el tinte, por eso normalmente las puntas tienden a tener mejor color.

Si surgiera el caso de que al aplicar el tinte te manchas la cara, con un algodón empapado en alcohol podrás eliminar la mancha al momento. Por ello, sería adecuado hacer el tinte en una zona con buena ventilación.

Una vez pasado el tiempo de exposición, lava el pelo con agua fría hasta que deje de salir el agua de color. Entonces sabrás que ya puedes dejarlo secar y no volver a lavarlo hasta pasadas, como mínimo, 48 horas.

No Comments

Post a Comment