Todo sobre el tratamiento responsable de los alimentos de huerta

Todo sobre el tratamiento responsable de los alimentos de huerta

Con la llegada de la época primaveral, aumentamos el uso de verduras y frutas en la cocina para consumirlas en fresco. Estos alimentos apetecen con la subida de las temperaturas y su ingesta en ensaladas, gazpachos y macedonias, son habituales en nuestros menús.

Pero debemos tener un mimo especial en el tratamiento de estos alimentos de huerta a la hora de cocinarlos y prepararlos. Si no seguimos una pauta correcta de manipulación, podemos infectarnos con una serie de patógenos que pueden causar problemas muy graves de salud.

Patógenos que pueden encontrarse en las hortalizas y frutas en crudo

Norovirus: Causa gastroenteritis agudas. Se encuentra en hortalizas de hoja verde y frutas. Se contrae por la ingesta o el contacto de estas. O por transmisión a estas por utilizar menaje contaminado, como cuchillos o tablas de corte.

Escherichia coli: Se encuentra entre otros alimentos, en las verduras mal lavadas que se consumen en crudo. Su infección produce vómitos, diarreas, inapetencia, entre otros síntomas. Si la cepa es la Escherichia coli O157:H7 el problema es mucho más grave, puesto que produce una muy potente toxina que puede producir una diarrea muy severa y en casos muy graves, al fallo renal. La mala praxis del manipulador de alimentos en la higiene de los utensilios de cocina o en la limpieza de las verduras, puede producir esta infección. Como vectores de infección se ha encontrado en las coles de Bruselas y las lechugas.

Bacillus cereus: Se encuentra esta bacteria en alimentos con alto contenido en almidón.  Patatas, cereales, legumbres. Produce calambres intestinales, dolores y diarreas.

Te contamos las maneras correctas para manipular este tipo de alimentos para que lleguen con un grado de salubridad óptima a tu mesa y evitar que estos patógenos puedan enfermar a quienes los ingieren.

Buenas praxis en la manipulación de frutas y verduras

Para el www.manipulador-de-alimentos.es, es fundamental seguir una serie de pasos claves para evitar cualquier tipo de infección. Veamos cuales son los más aconsejables a seguir.

Lavado meticuloso de manos y utensilios

Es fundamental someter a un lavado riguroso con agua y jabón las manos del manipulador y aquellas herramientas que vayamos a usar. Cuchillos, ralladores, tablas de corte, cepillos. Lavarlos y secarlos minuciosamente antes de su utilización puesto que van a estar en íntimo contacto con estas. Si no se realiza esta operación pueden contaminarse por transferencia.

Lavar frutas y verduras de manera exhaustiva

El primer paso es lavar bajo el chorro de agua las frutas y verduras, frotando la piel, para evitar que posibles microorganismos se transmitan.

Desechar las partes más estropeadas

En las hortalizas de hoja como lechugas, escarolas, endivias, desechar aquellas partes más estropeadas las que están en la parte más exterior. Limpiar luego hoja por hoja bajo el grifo y dejarlas en remojo con una gotas de lejía.

Usar cepillos en el caso de que puedan quedar restos de tierra, como en las setas.

Refrigerar hasta la hora del consumo

Una vez lavadas, secar y envolverlas en film plástico para protegerlas y refrigerar hasta la hora de consumirlas.

No Comments

Post a Comment